Adapta tu dormitorio a cada estación

Cómo elegir las fundas y los edredones

En las épocas de verano y primavera, puedes desenfundar para poder dormir más fresco ya que hay más calor en el ambiente. Si es que te gusta mucho tu funda, puedes usarla todo el año para tenerla como una colcha para cuando hace frío.

 

Para los meses de calor te recomendamos utilizar materiales como lino ya que son tejidos más frescos. También puedes utilizar colores más vivos como rosas o naranjas.

Por otro lado, en los meses de frío como en el invierno utiliza materiales como lana y algodón y colores oscuros o cálidos.

Alfombras para el dormitorio

Las alfombras, además de darles un toque de decoración a tus habitaciones, te ayudan a regular la temperatura del espacio y pueden ser muy cómodas cuando caminas sobre ellas.

En épocas de calor como verano puedes colocar alfombras de pelo corto y menos cálidas. Y en temporadas de frío puedes utilizar alfombras de lana y de pelo largo.

 

 

Fundas para cojines

En realidad, los cojines son pequeños, pero pueden darle a un lugar un estilo impresionante. Si no queremos gastar mucho dinero, podemos comprar fundas diferentes para poder cambiarlas al pasar de una temperada a otra.

 

 

Mantas y colchas

Además de poder mantenerte caliente y con la facilidad de regularizar la temperatura. Puedes colocar mantas y colchas a los pies de tu cama para que le dé un toque decorativo, de igual manera puedes colocarlas en canastas enrolladas o en algún perchero.

En verano puedes utilizar algodón con colores claros y frescos y en invierno puedes utilizar lana y colores cálidos.

 

 

 

Tipos de cortinas

Aparte de decorar, las cortinas puedes mantener un ambiente cálido en el interior ya que te pueden aislar del frío por las noches durante el invierno o también cubrir del sol en esos días muy soleados donde lo único que quieres es dormir y descansar.

Adecua el tipo de cortina que te interesa para cada habitación y para cada ocasión.

 

Qué colores elegir para las cortinas

Los colores nos pueden indicar un poco sobre la temperatura y la calidez del espacio ya que son un muy buen regulador del ambiente.

En verano coloca cortinas de colores claros que no dejen pasar el calor pero que sí permitan que la luz entre.

En invierno coloca colores cálidos u oscuros de telas gruesas que no permitirán el frío en el interior.

 

Cómo iluminar un dormitorio

La luz puede determinar muchas cosas de la temporada en la que te encuentras.

En invierno por lo general se necesita más luz en las tardes y noches y también en las mañanas antes de que amanezca.

Puedes utilizar luces que sean indirectas y que no lastimen los ojos para que puedas descansar y mantenerte cómodo en un día muy frio.

 

 

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *