Arquitectura Mexicana Colonial

A partir de la conquista de México en 1531 hasta la Independencia en 1810 se desarrolló un estilo predominante por la corona española. Cuando llegaron los españoles al continente americano se crean combinaciones de varios estilos gracias a los conocimientos de diseño europeo y se estableció un nuevo estilo.

La corona española destruyó muchos templos prehispánicos ya que querían controlar las áreas conquistadas y eliminar las creencias de los nativos. Al hacer eso, ellos construyeron edificios religiosos en las tierras de culto prehispánico. Es por eso que se denomina esta época por la construcción de edificios católicos.

Nuevos edificios arquitectónicos como: las iglesias, monasterios y otras ciudades, fueron construidos durante la época de colonización. Se dividió el territorio en áreas muy grandes las que hoy en día son conocidas como haciendas, estas son construidas con materia prima pero las construcciones son muy parecidas a las tendencias de arquitectura europea y española.

Aparte de las iglesias religiosas católicas, las casas coloniales fueron elaboradas en las ciudades que los españoles fundaban. La arquitectura de estas casas era una mezcla de estilo español y prehispánico, la cual se llama ahora como estilo arquitectónico colonial.

Algunas características de estas casas coloniales fueron elaboradas sobre bases cuadradas o rectangulares, eso hace que los interiores de las casas fueran más importantes que el exterior ya que los cuartos eran construidos alrededor de jardines y patios centrales. Este estilo era muy parecido a como se construía en la época prehispánica.

Para llegar a los cuartos desde el patio, se encuentran rodeados por pasillos. Estos pasillos se encuentran localizados para prevenir que los cuartos o las puertas sufran daños a la hora que llueva o que el día esté muy soleado. Las casas son sostenidas por columnas en los ejes del patio y sostienen los diferentes pisos en la casa.

Al centro de los patios coloniales se encontraban fuentes para llevar un poco de frescura al interior de cada cuarto, pero al igual se usa con un fin decorativo.
Las haciendas por lo general son lugares extremadamente grandes y en algunas haciendas se encuentran capillas privadas para los habitantes y trabajadores de esta. Contaban con cocinas donde se elaboraban todos los platillos para la gente que vivía.

El exterior de las casas coloniales contaban con portones grandes de madera, ventanas con marcos elaborados de piedra o de otro material. La fachada cuenta con protectores contra el agua para prevenir la humedad en la construcción.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *